fbpx

10 Consejos para vivir una vida más sostenible

Junglemat post del blog sobre yoga y cómo ser más sostenible con el medio ambiente

El yoga: una potente herramienta para ser más respetuosos con el medio ambiente

El yoga está en auge y va ganando adeptos día tras día. Esto es un hecho contrastado, así como los múltiples beneficios que aporta a sus practicantes. De lo que no todos somos conscientes es del estrecho vínculo entre el yoga y el medio ambiente. Si nos fijamos, muchas de las posturas o asanas le deben el nombre a elementos de la naturaleza e incluso de los propios animales. La postura del árbol, el perro boca abajo, la figura del medio loto. Es más, ¿sabes qué significa yoga en sánscrito? Hace referencia a la unión entre el cuerpo y la mente, la unión del ser humano y el entorno, de la persona y el universo. A través de la respiración y de las asanas conseguimos fortalecer esta conexión y por tanto vivir una vida más sostenible.

La ONU reconoce que el yoga puede ayudar a frenar el cambio climático

Este mismo Junio de 2019, la ONU reconoció que el yoga es un aliado a la hora de combatir y acabar con los comportamiento nocivos hacia nuestro planeta. Y es precisamente por el respeto y la importancia que esta disciplina le da al medio ambiente, que el yoga se convierte en un aliado para cambiar el estilo de vida de quien lo practica. Y por lo tanto, ayuda a comprender cómo ser más respetuosos ante todo lo que nos rodea.

¿Nos acompañas a cuidar del medio ambiente? 🙂

10 consejos para vivir de forma más sostenible

Hay muchas formas de minimizar el impacto de nuestro día a día. Empezando por las 3R (Reciclar, Reutilizar, Reducir), que las tendríamos que tener integradas como lema de vida. Lo importante es empezar poco a poco, sin estresarse. No podemos pretender ser el master and commander del reciclaje en un día. Aquí recogemos 10 consejos útiles que podemos aplicar sin dificultad alguna en nuestras rutinas, y contribuir al mantenimiento de nuestra única casa (de momento, no nos podemos mudar a Marte).

Vive con menos

¿Te suena lo de menos es más? Pues por ahí va la cosa. Consumimos de forma excesiva y por encima de la capacidad que tiene la Tierra de regenerar los recursos actuales. Antes de comprar nada, respira y pregúntate si de verdad lo necesitas. Tenemos que dejar atrás las compras compulsivas y elegir siempre aquellas empresas y productos que respeten al máximo el medio ambiente. En Junglemat utilizamos caucho 100% natural para fabricar nuestras esterillas, lo que las hace 100% reciclables y libres de cualquier producto tóxico. 

Elige las energías renovables

Vivimos en el país del sol. Aunque tener placas solares en casa está al alcance de unos pocos, hay muchas comercializadoras de energía que solo trabajan con recursos renovables, como la energía eólica y la solar por ejemplo. ¡Hasta tu facturas lo agradecerán!

Ahorra en energía

No solo es importante buscar la opción renovable, sino consumir energía de una forma más responsable. Cierra el grifo de agua caliente cuando no te haga falta, reduce el uso de electricidad y asegúrate que todos tus electrodomésticos tengan una calificación energética positiva.

Aparca el coche

Y dale caña a tus piernas siempre que puedas. Quizás tardas 20min más en llegar al trabajo, pero ¿no vale la pena hacer este esfuerzo para preservar nuestro planeta? Siempre que puedas elige el transporte público o aquel que sea híbrido o eléctrico por encima de otros que funcionen con combustibles fósiles.

El plástico, ni verlo

¿La mala notícia? Los científicos y organizaciones calculan que para el 2050 habrá más plástico que peces en el mar. ¿La buena? Aún estamos a tiempo de frenar esta catástrofe mundial. Algunas formas de evitar el plástico más dañino:

    1. Sal a comprar con bolsas de tela reutilizables

    2. Compra a granel, y si es necesario utiliza bolsas de cartón

    3. El cepillo de dientes mejor de bambú u otras alternativas

    4. Evita a toda costa el plástico de un solo uso: cucharitas, vasos y pajitas de plástico son las más peligrosas.

    5. El agua, mejor del grifo o de un filtro.

    6. Cambia tu tupper de plástico por uno de vidrio o de alguna alternativa como el cáñamo o el bambú

    7. Recicla los botes de champú y similares: llévatelos y rellenalos en supermercados a granel. ¡O háztelos en casa! Es un plan divertido y ecológico 🙂

Limpia sin ensuciar

A veces limpiar sale más caro para el medio ambiente que no hacerlo. Es mejor elegir productos ecológicos que no dejen rastro de químicos. También recordar que todo lo que desechamos por el aire y los desagües va a los acuíferos y al mar. Tanto por el bien de nuestra salud como para la de nuestro planeta, elige productos sin tóxicos siempre que puedas.

El blanco no es tan puro como parece

El papel que utilizamos para la cocina, el baño y hasta para imprimir lo que más nos gusta está tratado con químicos para hacerlo blanco impoluto. Y de impoluto nada. El químico que se utiliza contamina muchísimo, por eso es mejor buscar la opción sin tratar, o bien papel reciclado.

Planta plantas

Cuantas más plantas, mejor. Las ciudades tendrían que estar repletas de árboles y vegetación. De momento, podemos empezar por nuestras casas. Planta distintas variedades de plantas o aquellas que mejor depuren el aire. Así, a parte de darle un toque a tu casa, estarás contribuyendo a la calidad del aire que respiramos.

Repara antes de tirar

Intenta darle una segunda oportunidad a aquello que se rompa o deje de funcionar. La mayoría de las veces es más barato el precio de la reparación, con lo que le estamos haciendo un favor a nuestra economía y de paso al medio ambiente.

Viaja menos

Nuestro planeta es precioso y muy extenso, es normal que queramos ver el máximo de lugares posibles. Pero tenemos que hacerlo con cabeza. Por ejemplo, el CO2 que emiten los aviones son uno de los principales causantes del calentamiento global. Intenta viajar de la forma más sostenible posible siempre que se pueda.

Cuidar nuestro entorno es una necesidad, no tenemos un plan B. Disciplinas como el yoga nos ayudan a cultivar nuestra mente y cuerpo, y nos enseñan a respetar nuestro alrededor. Entre todos podemos modificar nuestros hábitos y convertirlos en sostenibles para el planeta Tierra. Y recuerda: elige siempre la opción más ecológica. ¡Entre todos podemos! 🙂

El yoga recorre un sendero sin fin pero el viaje es mágico. Disfruta del proceso y si te ha gustado este artículo te animamos a que lo compartas en tus redes sociales y nos dejes un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete!

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe todas nuestras novedades directamente en tu buzón de correo electrónico

Prometemos no enviarte nada que no creamos que sea de tu interés. Palabrita de JungleYogui 🌱🤸🏼‍♀️